lunes, 11 de diciembre de 2017

Adviento: El mayor salto mortal en la historia de los hombres

¿Qué espero de estos días?

Me gusta mirar este tiempo de Adviento como un tiempo de esperanza. Pero tengo que reconocer que muy a menudo no sé bien qué es lo que espero. ¿Qué expectativas tengo? A veces creo que espero mucho de la vida. Quizás mucho más de lo que pueda darme.
Como decía Francisco de Quevedo: “Quien espera en esta vida que todo esté a su gusto, se llevará muchos disgustos”. Espero que mis planes sean los de Dios. Quiero que todo esté a mi gusto, como yo lo espero. Quiero que mi vida sea una vida fecunda, próspera, lograda.
Espero tener éxito y triunfar en todas las facetas de mi vida. Espero no perder nada de lo que poseo y me da alegría, aquello que tanto amo. Espero tener más que ahora, aunque ya sea bastante. Ser más feliz que en este momento. Espero que llueva, que salga el sol. Siempre a mi antojo. Espero tener salud y amigos. Y dinero para disfrutar con ellos. Espero seguir como estoy, nunca peor, eso no. O mejorar mucho más allá de lo que ahora vivo.
Tal vez he bajado mis expectativas a medida que han pasado los años y me he llevado muchos disgustos. O la edad me ha hecho más sensato, más realista o más pesimista. Sé que las cosas no están siempre a mi gusto. Por eso he sufrido. Y he llorado. Y he tocado el fracaso en mi carne humana, en un mar de lágrimas. De forma concreta, tosca y dura. Y la esperanza se ha vuelto más débil, o ha muerto.
Tal vez es que, como me dice el P. Kentenich: “La vida interior se está extinguiendo”. Y al vivir en la superficie de mi vida, de mis cosas, las expectativas son menores. O no pretendo alturas que no poseo. Y dejo de esperar tanto. No le exijo tanto a mis días. O a lo mejor sí y cuando las personas me defraudan y no están a la altura esperada. Sufro, lloro, desconfío.
Resulta que no son tan buenos como parecían. No son tan responsables y me fallan. Me hicieron creer que eran de una manera y son de otra. ¡Cuánto me cuesta aceptar la debilidad de los demás! ¡Qué difícil besar la realidad tal como es, aceptándola! ¿Podrá ser mejor? ¿Podrá empeorar lo que ahora vivo? ¿Qué es lo que espero de mi vida?
Me gustaría tener una mirada más de Dios para mirar las cosas. Y creer más allá de lo imposible con los ojos alzados hacia Jesús. Pensar en el efecto multiplicador de la gracia en mis manos. En el poder de Dios para hacer posible lo que no es posible. Multiplicar ese pan que alimenta a tantos. No hablo de milagros extraordinarios. Sino de los caminos imposibles que Dios me hace seguir cuando me dejo conducir en sus manos. En lo cotidiano, en lo ordinario. Caminos interiores donde veo su mano. Y me veo más dócil. Más providente.
Quiero tener una fe más práctica pensando que es Dios quien conduce mi vida necesitando mi sí. Decía el P. Kentenich: “Hablando humanamente, allí donde está operando una fe providencialista, jamás salen las cuentas. Observen que la fe en la Divina Providencia supone siempre oscuridad. Exige siempre saltos mortales: saltos mortales para la razón, porque jamás salen las cuentas. Saltos mortales para la voluntad, porque la razón no tiene seguridades intelectuales, terrenales, humanas”.
Me gusta pensar en el Adviento como el mayor salto mortal en la historia de los hombres. No salen las cuentas. Un niño pequeño en una cueva que trae la paz y es el rey. Hoy escucho: “Bajaste, y los montes se derritieron con tu presencia”. Dios se hace niño impotente en medio de los hombres. Rompe los cálculos humanos. Baja, desciende, se hace débil, se hace creatura.
Necesita el abrazo de una madre y la fuerza de un padre. Un cuidado infinito. No salen las cuentas. No es un cálculo lógico lo que se esconde en esa cueva de Belén. No está todo previsto y calculado en el corazón de José y de María. No hay tantas certezas. Hay muchas dudas y muchos miedos como en mí tantas veces. 
Carlos Padilla Esteban, aleteia

Quizás le interesa: Los 3 Advientos de San Bernardo

294 ¿Su Fe es la Fe de la Iglesia? ¡Compruébelo!

Esta es nuestra Fe, la Fe de la Iglesia que nos gloriamos de profesar en Cristo Jesús, Señor nuestro.


 pasiones fuertes


294 ¿Es pecador quien experimenta en sí mismo pasiones fuertes?
No, las pasiones pueden ser muy valiosas. Sólo por una mala orientación, las pasiones, que están pensadas para la realización vigorosa del bien, se convierten en colaboradoras del mal.


Las pasiones que se orientan al bien se convierten en virtudes por medio del discernimiento de la razón. Son entonces las propulsoras de una vida de lucha en pro del amor y la justicia. Las pasiones que dominan al hombre, oscureciendo la luz de la razón, y le privan de su libertad y le empujan al mal se llaman vicios.


 pasiones fuertes

* El texto (pregunta y respuesta) proviene del Youcat = Catecismo para Jóvenes. Los números que aparecen después de la respuesta hacen referencia al pasaje correspondiente del Catecismo de la Iglesia Católica que desarrolla el tema aún más. Basta un clic en el número y será transferido. 

domingo, 10 de diciembre de 2017

8 errores que hay que evitar en la importante tarea de hablar con nuestros adolescentes y jóvenes


8 errores que hay que evitar en la importante tarea de hablar con nuestros adolescentes y jóvenes
Hablar con adolescentes es complicado... a veces es mucho mejor escucharles
A partir de la adolescencia se pone difícil el diálogo entre padre
e hijos
, o incluso entre profesores y monitores adultos y los chavales a su
cargo. Hay además una serie de errores comunes por parte de los adultos
que dificultan ese diálogo. El diálogo es importante para una mejor
relación, la transmisión de las virtudes y valores y también de la fe. 
Reflexiona sobre esto Mark W. Merrill, presidente de All Pro Dad y la organización Family First, y conductor del programa de radio diario
 The Family Minute.

Estos son algunos de los errores que vale la pena evitar, según recoge la
web AllProDad.

1. Suponer lo peor
Cuando el joven parece estar rebelándose, o cuando ya ha mostrado que
rompió tu confianza en alguna ocasión, esta es una tentación comprensible.
Pero igual que los adultos prefieren que no se piense lo peor de ellos,
tampoco es necesario pensar lo peor de los jóvenes.

2. Suponer lo mejor
Esto podría ser también muy malo. Sucede en esos padres convencidos de que
su hijo o hija nunca toma decisiones malas, que nunca mira lo que no hay que
mirar, que no escucha la música o propaganda que no debería, etc... Podrías
tener un mal despertar de tu ensueño fantasioso.



3. Interrumpir: es maleducado y duele 
Cuando un adolescente interrumpe a un padre, es común ver que es irrespetuoso. Cuando es el padre el que interrumpe al muchacho, se construirá un resentimiento en el chico. Vale la pena crear una norma familiar que diga que no hay que interrumpir a nadie y que todos pueden señalar, con respeto, cuándo se les está interrumpiendo.

4. Discutir cuando las emociones están calientes
Es bueno dejar pasar un tiempo para "enfriarse". Ambos implicados: los
adultos y los chicos. De la rabia y la ira no suele salir nada bueno. Es bueno
que la regla del "enfriémonos y luego hablamos" se aplique a todos. Así nos
evitamos frases que causan mucho daño, se recuerdan mucho tiempo, crean resentimiento y desconfianza, heridas, etc...

5. Hablar más que escuchar 
Los padres a menudo quieren pasar directamente a dar su conferencia o clase magistral. Pero a menudo los adolescentes sólo necesitan ser escuchados, que se les dedique un rato y atención y libertad para hablar. Quieren saber que se les entienden, y eso les convence de que son valorados y cuidados. Si no se sienten escuchados, empiezan con una deriva emocional que causará problemas adicionales.



6. Reaccionar a lo que dicen, más que a lo que quieren decir 
Una cosa es lo que los adolescentes dicen, a veces con muchas emociones y expresiones muy radicales. Y otra cosa distinta es lo que pasa de verdad, los hechos reales. Ellos son muy emocionales, y se espera que el adulto responda con equilibrio, moderación, sensatez, y no más sentimientos en un ciclo de reacción emocional retroalimentada. Céntrate en los hechos reales.

7. Tomar sus problemas y preocupaciones demasiado a la ligera 
Si dices a un adolescente "eso que me cuentas no es de verdad un problema, ojalá mis problemas fueran como los tuyos", el muchacho pensará que sus cosas, su vida, no te interesan. Mostrar compasión es una clave importante para que funcione la comunicación con adolescentes. También es bueno que recordemos cómo nos sentíamos a esa edad, con nuestros problemas juveniles.



8. Apresurarse demasiado en "arreglar" el asunto, interfiriendo
Muchos padres tendrán la tendencia a "solucionar" el asunto rápido: hay una tarea, y se ponen a ella. Pero muchas veces es mejor dejar que sean los propios chicos los que tomen la responsabilidad de actuar y solucionar el asunto. Puede que antes los chicos necesiten exponerlo en voz alta, o sentir que papá les apoya y anima. Incluso si los muchachos van lentos en su progreso para mejorar el tema, es bueno dejar que ellos se responsabilicen. Y demostrar que estás atento, quizá, comentando: "Si quieres, te doy alguna idea ahora, o mas tarde si te parece".
P.J.G./ReL


¡Prepara el camino para el Señor! Limpia las calles para él!

 Domingo 2 de Adviento


Pensamientos de San Francisco de Sales el Adviento

Cuando el pueblo de Israel fue llevado a la esclavitud por los gentiles y enviado cautivo entre los persas y los medos, el benévolo rey Ciro decidió liberarlos de su esclavitud después de un largo encarcelamiento y devolverlos a la Tierra Prometida. Con poesía divina, el profeta Isaías respondió estas hermosas palabras: "Consuela, conforta a mi pueblo, habla tu Dios. Hablar Jerusalén para el corazón [...] que su servicio ha terminado, que se paga su deuda [...]. "Y es por eso que este gran profeta le dijo al pueblo de Israel, que es" un camino a través del desierto y una carretera para construir "(Isa 40: 1ff.).

Pero, ¿por qué dice Dios que perdonará al pueblo de Israel por haber llegado al colmo de su maldad? Los antiguos Padres enseñan que estas palabras se pueden entender como cuando Dios dijo: "Cuando estén más oprimidos y sientan el yugo de su culpa en este cautiverio y esclavitud, y después de castigarlos por su maldad [...] ], Los miré y sentí pena por ellos. Llegados al punto más profundo de su sufrimiento, me contentaron con lo que sufrieron; y por lo tanto, su culpa será perdonada de ahora en adelante [...] Cuando lleguen al colmo de su ingratitud, cuando parezcan no tener ningún recuerdo de Dios y su bondad, entonces su culpa les será perdonada "[...] Cuando la Divina Providencia quería mostrar bondad a las personas, fue algo maravilloso, porque Dios no quería ningún motivo para iniciarlo. Empujado por nada más que por su bondad solo, les ha comunicado de una manera que es maravillosa.

Cuando vino a este mundo, ese fue el tiempo cuando los hombres estaban en la cima de su maldad; como la ley en manos de Anás y Caifás era [...] reinaba Herodes y Poncio Pilato en Judea en el poder en ese momento, por lo que Dios vino al mundo para redimirnos y liberarnos de la dominación del pecado y la esclavitud de nuestro enemigo.





sábado, 9 de diciembre de 2017

Las peleas pueden ser buenas para la pareja

El desafío de los que se aman no es evitar peleas, sino tener la capacidad emocional para atravesarlas.

Un desacuerdo que se deja crecer y no se trata, puede llegar a ser tan malo como una pelea violenta. Son precisamente los desacuerdos saludables o las “peleas buenas” las que le permiten a una pareja superar sus problemas.
Tarde o temprano, el encuentro en situaciones de conflicto también ocurrirá en una relación amorosa y está comprobado que cultivar la inteligencia emocional nos abre la posibilidad de comunicarnos mejor.
Lo cierto es que no todos estamos preparados para pelear y tampoco es sencillo. No es algo que uno espere o le guste, pero si las emociones nos toman desprevenidos es muy probable que nuestra experiencia no sea positiva.

Dean Drobot/Shutterstock

¿Por qué es tan difícil pelear bien?

Muchas respuestas emocionales han sido forjadas desde la infancia, aprendidas en nuestras relaciones más íntimas o modeladas por nuestros padres.
Esto significa que cuando entramos en una relación con alguien, llevamos ciertos hábitos emocionales- incluso aunque hayamos prometido que jamás actuaríamos como lo hicieron nuestros padres.
Estos aspectos que ya traemos con nosotros son importantes reconocerlos para poder enfocarnos y compartirlos con la persona que amamos de manera que podamos ayudarnos mutuamente en ese proceso de crecimiento de la competencia emocional.
Además, la pelea es difícil porque manejar los impulsos no es una tarea fácil para nadie. Los sentimientos pueden ser tan intensos que fácilmente nos pueden dominar, las palabras del otro pueden llegarnos con tanta negatividad que resulta difícil oír algo distinto a un ataque, y lo que está en juego precisamente son nuestras necesidades más profundas: ser amados y sentirnos respetados.
Algunas competencias emocionales – sobre todo el ser capaz de serenarse (y serenar al otro), la empatía y el saber escuchar – pueden ayudarnos a dirimir los conflictos con eficacia. Por supuesto que estos hábitos emocionales no cambian del día a la noche. Se requiere mucha perseverancia y una actitud humilde fundada en el amor.

Serenarse

Dado que la capacidad de escuchar, pensar y hablar con claridad se disuelve durante un pico emocional, serenarse es un paso sumamente constructivo.
Una buena idea es separarse por unos minutos para calmarse antes de reanudar la discusión. La ira residual provoca más ira y una espera más prolongada da al organismo más tiempo para recuperarse de la excitación anterior.
A veces se puede tener un acuerdo preestablecido que permita a uno y a otro hacer una interrupción ante las primeras señales de desbordamiento para luego retomar el diálogo.
Te aconsejo realizar alguna técnica de relajación o dar un paseo para serenarte.

George Rudy - Shutterstock

Escuchar y hablar sin estar a la defensiva

Escuchar es una habilidad que mantiene a la pareja unida. Incluso en los momentos de mayor tensión, se puede hacer el esfuerzo de escuchar más allá de la ira, y oír y responder al gesto reparador del otro.
La actitud defensiva nos hace pasar por alto o rechazar de inmediato la queja del otro. Incluso en el peor de los casos, es posible que una pareja modifique deliberadamente lo que escucha enfocándose en la hostilidad del intercambio.
Algo útil es ver la negatividad mutua como una afirmación implícita de lo importante que es el tema: una exigencia para que se preste atención.
Entonces, si uno grita “¿Vas a dejar de interrumpirme?, el otro podría responder sin hostilidad “De acuerdo, sigue y termina lo que estabas diciendo”.

Poner en práctica la empatía

La actitud defensiva nos ubica en una posición desfavorable. En cambio, una actitud en la que damos un paso para ponernos en el lugar del otro y no contra el otro, puede hacer una diferencia.
La forma más poderosa de atención no defensiva es la empatía: escuchar realmente los sentimientos que hay detrás de lo que se dice.
Cuando el foco no soy yo sino el otro, ambos estamos del mismo lado y desde ese lugar se hace más fácil dialogar.
Cuando se pone en práctica la empatía la comunicación es abierta y no hay amenazas ni insultos, tampoco da lugar a ninguna de las formas de actitud defensiva como las excusas, las críticas, la negación de la responsabilidad o la victimización.
Cecilia Zinicola, aleteia

293 ¿Su Fe es la Fe de la Iglesia? ¡Compruébelo!

Esta es nuestra Fe, la Fe de la Iglesia que nos gloriamos de profesar en Cristo Jesús, Señor nuestro.

las pasiones

293. ¿Para qué nos ha dado Dios las pasiones?
Las pasiones existen para que, por medio de emociones fuertes y percepciones claras de lo justo seamos atraídos hacia el bien y
rechacemos el mal. [1762-1766, 1771-1772]


Dios ha hecho al hombre de tal modo que pueda amar y odiar, desear algo o despreciarlo, ser atraído por algunas cosas y tener miedo ante otras, que esté lleno de alegría, de tristeza o de ira. En el fondo de su corazón el hombre siempre ama el bien y odia el mal, o lo que considera como tal.


las pasiones

* El texto (pregunta y respuesta) proviene del Youcat = Catecismo para Jóvenes. Los números que aparecen después de la respuesta hacen referencia al pasaje correspondiente del Catecismo de la Iglesia Católica que desarrolla el tema aún más. Basta un clic en el número y será transferido. 

«Vemos menores agarradas a un árbol que nos piden ayuda mientras sus padres las arrastran a abortar»


«Vemos menores agarradas a un árbol que nos piden ayuda mientras sus padres las arrastran a abortar»
Cientos de rescatadores acuden a los abortorios
para ofrecer alternativas a las mujeres que allí acuden
En tan sólo cinco años los rescatadores de Juan Pablo II, pertenecientes
a la asociación MásFuturohan rescatado ya a 2.600 bebés de los abortorios. Está formado por cientos de jóvenes que dedican horas y
horas de su tiempo para ayudar a las embarazadas que acuden a abortar.

La presidenta de esta asociación, Marta Velarde, cuenta en una entrevista
con La Contra TV, que hay cientos de rescatadores activos que acuden a
casi todos los abortorios no sólo de Madrid sino de otros puntos de España.

Pero eso sí, explica que “hay que venir a la escuela de rescates, para aprender
 in situ, aprender a hablar con ellas porque le que te vale a ti no les
vale a ellas
, y tus ideas prefijadas no sirven”.

Un grupo formado sobre todo por jóvenes
Velarde revela que el 80% de los rescatadores tienen entre 20 y
26 años
 y por la escuela han pasado ya 1.000 personas, de los que cientos
están activos participando en rescates.



Su labor está repercutiendo en los abortorios y haciéndoles daño a tenor de la agresividad con la que responden a los rescatadores, que se limitan a aguantar las provocaciones.  “Algunos abortorios ya lo están pasando mal y nos han tirado sangre, placenta e incluso piedras desde el edificio”.

Del mismo modo, recuerda como tanto en Murcia como en Madrid se han producido “agresiones horrorosas” contra rescatadores y aunque van ganando todos los juicios esto es “David contra Goliat”.

Menores arrastradas al interior del abortorio
La presidenta de MasFuturo cuenta una de las situaciones que más les afectan 

en los rescataes y que se repite muy a menudo. “Ves a muchas menores agarradas a un árbol enfrente  del abortorio para decirnos que no quieren abortar mientras sus padres las arrastran para que aborten”.

Velarde asegura que esto lo ven con la mayoría de las menores de edad pero 

asegura que “no podemos hacer nada porque es una menor, me da 
mucha pena”.


Un grupo de rescatadores a la puerta del abortorio Dator

La asociación dispone de una furgoneta para realizar ecografías en las puertas de los abortorios para que las mujeres que allí acuden ven a su hijo pues en el interior de estos centros no le mostraran la imagen de su bebé. Aún así, Velarde considera que “no es lo definitivo para salvar bebés, lo definitivo es escuchar a esa mujer, ver qué necesita para no abortar y echarla una mano”.

El negocio del aborto
Por ello, denuncia que cuando se habla de “explotación de la mujer” no se dice que esto ocurre en el interior de estos abortorios, donde a las mujeres no les cuentan la realidad de lo que vivirán, no les muestran las ecografías ni que hay alternativas.  “Esto es un negocio”, sentencia.

Además, la representante de MásFuturo recuerda que España se ha convertido en el paraíso abortista de toda la Unión Europea. “A España llegan de toda Europa en verano para abortar porque sale gratis, porque en España el aborto es un derecho, y partiendo de esa premisa todo el mundo viene aquí”.


Bautizo por parte del obispo de Getafe de algunos de los niños rescatados por esta asociación

La realidad del síndrome postaborto
En la entrevista, Marta Velarde se detiene en el conocido como “síndrome postaborto”. Esto “existe”, asegura y todos “los abortorios y el entorno multimillonario que hay alrededor intentan ocultarlo”.

Y aunque se dedican a rescatar bebés, lo cierto es que muchas de estas madres ya han abortado en el pasado y arrastran duras heridas.

En base a la experiencia que tienen al tratar con muchas de estas mujeres, los rescatadores confirman que el dolor de estas mujeres va creciendo con el tiempo y que un hijo no sustituye a otro.

Marta Velarde afirma que a estas mujeres les suele decir: “no te vas a poder olvidar del hijo pero si puedes hacer las paces con Dios. Pon un nombre a tu bebé, acuérdate de él, que no sea una cosa que han tirado al cubo de la basura. Es tu hijo. Y únete al movimiento provida”.
 

viernes, 8 de diciembre de 2017

La Inmaculada Concepción


Contemplar y vivir el Evangelio

Resultado de imagen para Inmaculada Concepción

La Inmaculada Concepción

[Iniciado el Adviento nos sorprende en seguida la muy bella fiesta de la
 Inmaculada Concepción de María.  Esta fiesta nos estimula y al mismo 
tiempo nos invita a contemplar a María y su personal y única manera de 
colaborar en el plan salvador de Dios Padre. ¿Podré yo colaborar hoy  en 
esa plan de alguna manera? Empecemos por reconocer el mal en el hombre,
en todo hombre, y a alimentar la esperanza en la actuación de Dios. Lo cual 
es también Adviento. Con María, llegaremos a comprender que, a pesar de 
todos los males que todavía hoy nos aquejan, los hombres y mujeres de hoy 
tenemos futuro, y grande, como individuos y como humanidad. ¿Me lo creo? 
Si hago algo por ello, sí].

Si te ayuda, puedes empezar así: -Señor, estás… -Señor, estoy… 
Que tus palabras tengan en mí el mismo eco que tuvieron en el corazón, 
en el cuerpo y en la vida de María… ¡Ya sé que no existe en mí aquella s
u plenitud de gracia! Madre, intercede por mí… y por nosotros.

Del Evangelio de san Lucas 1,26-38: (Tenerlo a mano y leer el pasaje entero)

>“Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo… No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios… Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús… El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios”. 
-Cuánta belleza y grandeza en la obra de Dios reflejada en estas palabras del cielo: la acción de Dios en la persona misma de María, su identidad: plenitud divina  y don inefable realizado en ella por el mismo Espíritu Santo que es Amor; misión de maternidad del Hijo de Dios, dentro y en la virginidad de la mujer, cuyo nombre es María: llena de gracia. Así actúa Dios, ayer y hoy. Así, cuando se le deja poseernos. Asombro humano-divino en la sencillez del corazón de su criatura. ¿Te animas?
    Señorleo, miro, admiro, medito, contemplo y solo entiendo que no entiendo nada; te pido que me conserves siempre en tu Gracia. María, Madre de Jesús-Dios, sé que también eres mi Madre, llévame de tu mano.

>Ella se turbó grandemente ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquel… “¿Cómo será eso, pues no conozco varón?”... “He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra”. 
-Se entiende la profunda turbación de María, ¡quién no! No sólo por el saludo, sino sobre todo por el mensaje que el ángel le da, a ella, la humilde jovencita de Nazaret. ¡Es todo tan divino y ella tan pequeña! A partir de ahora, si cree, podrá tener experiencia de la acción divina en su seno, en su corazón, en su vida. Por eso pregunta y por eso recibe respuesta. ¡Grande es tu fe, María! Interiorizaste progresivamente el anuncio y las dudas, y diste así tu completa, honda y total conformidad. Te bastó una palabra: SÍ, hágase en mí. Y Dios, por tu vientre, entraba en la tierra de los hombres, como uno de ellos. Nunca nadie pronunció una palabra así a Dios, y que tuviera en ella y en los demás tales repercusiones divina y humanas. Bueno sí, Jesús, su hijo. ¿Lo aprendió acaso de la Madre? Puedo aprenderlo yo… Y por eso lo pido…
    Señora y Madre del Hijo de Dios y madre mía, que mi cooperación a la obra de Dios por nosotros sus hijos, se parezca en algo a la tuya. Que yo crea como tú; sea humilde como tú, interiorice la acción de Dios en mí como tú, y sepa decirle siempre “hágase en mí” como tú. Madre, ayúdame.

>Porque para Dios nada hay imposible”.
-Fueron las últimas y rotundas palabras del mensajero a María. ¿Quién no va a dar un salto en la fe con semejantes palabras venidas de lo alto? Somos libres y siempre podemos resistirnos a Dios, sin duda. Pero en María era más grande su fe en la Palabra de Dios, que su misma libertad. Se confirma así, que la fe viene a plenificar la libertad de la persona humana; no a disminuirla ni anularla. Por tanto, ni la virginidad de María, ni la esterilidad y ancianidad de Isabel es ahora obstáculo para que la vida sea lo que está llamada a ser: fecundidad, vida que es generada y que genera. ¿No te alegra? ¿No te llena de esperanza y fortaleza? ¿Lo deseas? ¡Pídeselo!
    Señorenséñame a creer y a vivir la fe, ese don tuyo tan gratuito, rico y más fecundo que la vida misma. Tú mismo eres el Origen de la Vida y tu Hijo Jesús, la Fuente de la vida. ¡Creo, Señor, pero aumenta mi fe! 

>“Jesús… Grande… Santo… Hijo del Altísimo… le dará el trono de David su padre… Reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su reino no tendrá de fin”.
-Se entiende: es Jesucristo el Hijo de Dios vivo hecho hombre por nosotros y por nuestra salvación, revestido de una impresionante lista de títulos. El mismo que está en el seno de María Virgen-Madre, (por eso, la única mujer de la historia que ha nacido inmaculada, es decir, concebida sin pecado alguno originario), y el mismo que está dentro de nosotros cuando vivimos en su Gracia, le seguimos y le amamos amando a los demás con obras de misericordia. A eso estás llamado: a poder tener a Jesús no sólo para ti, sino para darlo siempre a los demás, como María. ¿Te animas? ¡Es lo más maravilloso que te puede suceder!
    Señorsiendo Grande te hiciste Pequeño, muy pequeño, para tratar de tú a tú con los pequeños que realmente somos nosotros; no lo entendemos todavía, ayúdanos a ello. Aquí está el secreto para ser grande a tu estilo. Empiezo a comprenderlo. Ahora, Tú, enséñame a vivirlo. Gracias.   

Si quieres, puedes concluir así: Dios te salve, María, llena eres de gracia…Santa María, madre de Dios… O bien, Dios te salve, reina y madre de misericordia… Según tu devoción o relación cordial con María.
 
  • “La dulzura y el encanto que emanan de las excelsas virtudes de la Inmaculada Madre de Dios atraen en forma irresistible a las almas hacia la imitación del divino modelo, Jesucristo, cuya más fiel imagen ha sido Ella misma” (Pablo VI).
 

¿Qué significa la Inmaculada Concepción?


La diócesis de Toledo llamó a la participación en la Vigilia de la Inmaculada, este jueves 7 de diciembre a las 21.00 horas. Y lo hace con un vídeo muy breve y directo para comprender la fiesta, conducido por Raúl Muelas Jiménez, de la Basílica del Prado de Talavera de la Reina (Toledo), donde tendrá lugar el acto.


292 ¿Su Fe es la Fe de la Iglesia? ¡Compruébelo!

Esta es nuestra Fe, la Fe de la Iglesia que nos gloriamos de profesar en Cristo Jesús, Señor nuestro.

 hacer el mal para lograr un bien
292. ¿Se puede hacer algo malo para que de ello se derive algo bueno?
No, nunca se puede hacer algo malo o
aceptar el mal para que de ello resulte algo
bueno. A veces no nos queda más remedio
que aceptar el mal menor para evitar un
mal mayor. [1755-1756, 1759-1761]

El fin no justifica los medios. Es erróneo utilizar embriones para la investigación con células madre, incluso si con ello se pudieran alcanzar logros radicales en la medicina. Es erróneo pretender «ayudar» a la víctima de una violación con el aborto del niño.

 hacer algo malo para lograr un bien

* El texto (pregunta y respuesta) proviene del Youcat = Catecismo para Jóvenes. Los números que aparecen después de la respuesta hacen referencia al pasaje correspondiente del Catecismo de la Iglesia Católica que desarrolla el tema aún más. Basta un clic en el número y será transferido. 


Le ordenan sacerdote y le acompaña…¡su hijo cura!


Viudo, padre de un cura y abuelo, fue ordenado sacerdote


Pocas veces se había visto la imagen del hijo imponiendo las manos sobre el padre durante su ordenación sacerdotal. Ocurrió en la prelatura de Dean Funes, en la provincia de Córdoba, Argentina.
Hector Luis Muiño y su esposa Nora habían llegado a la prelatura hace 30 años, como familia misionera. Ya habían estado algunos años antes en la Quebrada de Humauaca, otro rincón de la Argentina necesitado de familias misioneras. En ese espíritu de entrega y misión permanente criaron a sus hijos Marcos, María Laura, María Clara y María Cecilia. Marcos incluso abrazó la vocación religiosa, y el año pasado fue ordenado sacerdote en la Compañía de Jesús.
Cuentan que la familia realizaba misiones en parajes desolados, anunciando el Evangelio y llevando una mano y el pan allí donde se necesitaba. En ese itinerario misionero vivido como familia, Héctor fue ordenado Diácono Permanente, y sirvió a la Iglesia durante un buen tiempo desde ese servicio. Tras el fallecimiento de Nora, Héctor siguió viviendo con celo apostólico el desafío de la misión.
Los desafíos de la familia misionera Muiño abrieron nuevos horizontes, y el sábado pasado Héctor, ya abuelo de Francisco y Vera, fue ordenado sacerdote por su obispo Gustavo Zubriggen, en la parroquia de San Francisco Solano, en San Francisco del Chañar. El ahora presbítero Héctor había sido designado hace un año al frente de la cura pastoral y administrativa de esta parroquia, que atiende a unas 12 localidades rurales dispersas en 3000 kilómetros cuadrados.
Según reseñó la agencia AICA, durante la ceremonia hubo emocionantes momentos, como la evocación de su esposa Nora y la imposición de manos de parte del padre Marcos, signo durante la ordenación del que participan los sacerdotes asistentes a la ceremonia.



El ahora padre Marcos continuará sirviendo desde la parroquia San Francisco Solano, y desempeñándose en la diócesis como Ecónomo de la Prelatura, encargado de las Misiones y de la Escuela para Diáconos Permanentes, y formador de los misioneros ad gentes de la región Centro, informó AICA.
En la Argentina hay antecedentes de viudos padres de familia ordenados sacerdotes, y también incluso de padres de sacerdotes que tras el fallecimiento de su esposa reciben ese grado del orden sagrado. El antecedente registrado de un caso como este es el del padre Raúl Arturo Vera, también en Córdoba, ordenado en 2008.
Esteban Pittaro, aleteia




jueves, 7 de diciembre de 2017

Perú: El Card. Cipriani asegura que el pueblo espera al Papa con alegría

“La piedad popular es parte del ADN del pueblo peruano”

Mons. Cipriani informa a los periodistas en Roma © Sergio Mora
Mons. Cipriani Informa A Los Periodistas En Roma © Sergio Mora
(ZENIT – 7 Dic. 2017).- Mons. Juan Luis Cipriani, Cardenal peruano y Arzobispo de Lima, aseguró en Roma el martes, 5 de diciembre de 2017, en un desayuno de trabajo con periodistas, que el Santo Padre “tiene muy metido en el alma una idea concreta: que Perú es tierra de muchos y grandes santos”, informa Sergio Mora en ‘Latinos en Italia’.
Señaló también que encontró al Santo Padre en muy buen estado de salud y que le confió: “Estoy soñando del deseo de estar ya en Perú”. Añadió que el Papa quedó muy contento con el viaje que había recién realizado a Myanmar y Bangladesh, y que además “envió una bendición al pueblo peruano”.
El Papa Francisco realizará su viaje apostólico a Chile del 15 al 18 de enero de 2018, visitando Santiago, Arica y Temuco. Y del 18 al 22 del mismo mes estará en Perú, en las ciudades de Lima, Trujillo y Puerto Maldonado.
El Cardenal limeño aseguró datos en la mano, que “Perú es un país profundamente cristiano”, que “defiende la vida” y que “espera al Papa con mucha alegría”.
“La piedad popular es parte del ADN del pueblo peruano y el pueblo piensa en cristiano” aseguró el purpurado, quien comentó que en su país “un curita es un curita, te piden una bendición a cada dos metros”. Indicó que contra la familia existe “un montaje ideológico de una minoría” porque “la gente apoya a la Iglesia y tienen confianza en Dios”. Y si alguien tiene dudas lo invitó: “¿Por qué no hacemos una encuesta y le preguntamos al pueblo?”.
Defensa por la vida
Señaló también que existe “una defensa por la vida muy clara y muy neta”. Y que “con la exhortación postsinodal del Papa, ‘Amoris Laetitia’ no ha habido dificultad”, invitando “a leerla bien, porque algunos quieren leerla parcialmente y generar polémica”.
[...]
Sobre la piedad popular señaló que “es una clave de la nueva evangelización, el papa es muy partidario de esa piedad popular que es un regalo de Dios”. Señaló también que se quiere “una iglesia más unida para que sea más creíble, más visible en su laicado” y que ha llegado “la hora de sacudir un poco el clericalismo, que los laicos se asuman sus responsabilidades”.
Sobre las reformas que el Santo Padre está realizando en la Iglesia el cardenal Cipriani señaló que “pone toda su buena voluntad” si bien reconoció que “lamentablemente a veces la gente le falla”. Añadió que el Pontífice “quiere una mayor transparencia en la gestión económica. Son siglos de una cultura económica diversa y se trata de acercarlos a los niveles modernos. Transparencia y también de una mayor austeridad en las finanzas vaticanas. Permanentemente recibimos estas indicaciones”, dijo.
Francisco quiere, aseguró, “una iglesia que está más despierta, apostólica, lanzada a la búsqueda. No a quienes comodamente desde el balcón critican al Papa”.
Interrogado sobre Venezuela, el Cardenal Cipriani indicó que “la Santa Sede ha echo un esfuerzo enorme que no ha sido respetado”, lamentó que “la comunidad internacional está viendo con pasividad con lo que está sucediendo” y reiteró su “solidaridad con obispos y hermanos”. Y concluyó: “No veo un clima adecuado. Para dialogar hay que intentar decir al menos la verdad”.

miércoles, 6 de diciembre de 2017

La utilización de anticonceptivos hormonales puede triplicar el riesgo de suicidio, dice un estudio



Los parches hormonales, como el de la imagen, es el que según estudio
está más relacionado con el aumento de los intentos de suicidio


La utilización de anticonceptivos hormonales puede triplicar el riesgo de suicidio, dice un estudio

Otro nuevo estudio muestra los efectos negativos de los anticonceptivos hormonales en las mujeres


La American Journal of Psychiatry, importante publicación especializada editada en Estados Unidos, acaba de publicar un estudio que confirma los graves efectos del uso de anticonceptivos hormonales. Según los datos que facilita, su utilización puede llegar a triplicar el riesgo de suicidio de una mujer.

El estudio ha sido realizado por investigadores daneses para la Association of Hormonal Contraception With Suicide Attempts and Suicides.

Influye más en las adolescentes
Los autores de la investigación afirman que el conocido como parche hormonal es en la actualidad el método anticonceptivo de tipo hormonal más vinculado al suicidio. Concretamente, este método consiste en una banda autoadhesiva que se coloca sobre la piel y que va liberando de manera regular hormonas que modifican el ciclo de fertilidad de la mujer.

Tras el parche, aparecen el DIU, el anillo vaginal y la píldora anticonceptiva como otros métodos que tienen incidencia en los intentos de suicidio de las mujeres que los utilizan.


Las conclusiones muestran un dato revelador pues son “las mujeres adolescentes más sensibles que las adultas a la influencia de los anticonceptivos hormonales con respecto al primer intento de suicidio”.

Esto se produce debido a que los anticonceptivos hormonales pueden “aumentar la influencia de cualquier factor adicional que pueda causar trastornos de estado de ánimo”, algo mucho más frecuente durante la adolescencia, “periodo caracterizado por los cambios endógenos de las hormonas sexuales”, recoge LifeSiteNews.


Otros efectos de los anticonceptivos hormonales
El estudio incide en que “la anticoncepción hormonal puede tener una influencia directa en el neurotransmisor y el sistema hipotalámico-pituitario-adrenal que participan en la regulación del estrés y la neurobiología del comportamiento suicida”.

Por último, los investigadores constatan que la anticoncepción hormonal no sólo aumenta la posibilidad de suicidio sino que también existe un mayor riesgo de sufrir coágulos de sangre, aumento de peso, disminución de la libido e incluso cambios en la atracción.
ReL


Quizás le interesa: Anticonceptivos, causa de alcoholismo, drogadicción y frigidez

Tres maneras de emocionar a tu familia en Adviento

Adviento: alegre espera del nacimiento de Cristo

De niño me emocionaba mucho que llegaran mis tíos de Estados Unidos, cuando estaban aquí los momentos alegres eran más alegres, jugaba con mis primos a los encantados y a las escondidas, y qué decir de las comidas tan sabrosas que preparaban en casa de mi abuelita, me gustaba mucho que vinieran porque parecía que con ellos la vida era más bonita de lo que ya era, así que cada año a finales de mayo no dejaba de preguntarle a mis papás: cuándo llegan, cuándo llegan…
ADVIENTO es la alegre espera del nacimiento de Cristo. Y esa emoción que sentía por saber que mis primos iban a llegar debe ser el doble o triple la que el Adviento debe despertar en todos nosotros por esperar a que Jesús venga esta Navidad.
Como sacerdote el Adviento es de mis épocas favoritas, me alegra pensar en lo emocionado que debió de haber estado el Pueblo de Israel por esperar al Mesías, y aunque tardó cientos de años esperaron con paciencia porque sabían que ese Dios que venía llenaría sus corazones de todos esos anhelos que tanto buscaban.
Ahora imagina la oportunidad tan grande que tienes de vivir con tu familia, hijos y amigos, la emoción de que va a nacer nuestro buen Dios. Yo pienso en Jesús ansioso de poder nacer en medio de tu corazón para habitar allí en tu interior y desde dentro de ti transformar toda tu vida. Con sólo escribir estas cuantas palabras me emociono, ¿no te pasa lo mismo? ¡De esto se trata el Adviento, de ilusionarte por el nacimiento de Jesús, por la Navidad!

Emociónate y emociona a tu familia con estas tres acciones:

1. Enciende la Corona de Adviento todas las noches. Coloca la Corona en el centro de tu mesa y cada día por la noche invita a los niños a encender las velas diciendo por cada vela: “Ven, Señor Jesús, ven y nace en nuestros corazones”.
2. Construye poco a poco la cuna del Niño Dios. Una vez que pongas el nacimiento deja espacio para la cuna y cada que comulgues, reces el rosario o hagas una obra de misericordia coloca un pedacito de algodón o heno. Así la camita de Jesús niño estará hecha de buenas obras. Imagina lo a gusto que estará descansando allí.
3. Enciende tu espíritu. La mejor manera de prepararte para la venida de nuestro Salvador es que enciendas tu corazón con lecturas diarias de la Biblia, con el rezo del Santo Rosario y otras actividades que tu parroquia prepare, alista tu espíritu para la carrera donde te encontrarás con Cristo.
Escribí este artículo porque como sacerdote descubro que Dios hace mucha falta en nuestra vida y quiero transmitirte que vivir emocionado por la venida de Dios vale la pena, cuando tengo muchos problemas me gusta pensar en el Adviento me pone siempre bien, respiro con calma y pienso: Tranquilo, ya viene Jesús, Él te sanará tus heridas y te dará solución a tus problemas.
Ánimo emociónate, ¡Jesús está por venir!
 Sergio Argüello Vences, aleteia