lunes, 1 de agosto de 2016

Reproducciones de los rostros de Rosa de Lima y Ana de los Ángeles Monteagudo llegan al Perú en tamaño real

Reproducciones de los rostros de Rosa de Lima y Ana de los Ángeles Monteagudo
llegan al Perú en tamaño real
Reproducciones de los rostros de Rosa de Lima y Ana de los Ángeles Monteagudo llegan al Perú en tamaño real


Esther Núñez Balbín, aleteia
El rostro de Rosa de Lima desvelado por la ciencia trasluce en una obra de cera en 3D las dimensiones exactas de una belleza propia del espíritu dócil y entregado a Dios.

En la sala capitular del Museo del Convento de la Basílica del Santísimo Rosario permanece la reproducción del rostro de Rosa de Lima, primera santa que antes de ser canonizada (1671) fue proclamada patrona del Perú, (1669) del Nuevo Mundo y de Filipinas (1670).

La imagen de 60 centímetros de altura fue elaborada en yeso resinado, y pintada por la artista plástica Mari Bueno, así lo detalló el científico diseñador en 3D Cícero Moraes, quien el 21 de julio presentó a la prensa la obra de arte.

Trascendencia de un hallazgo de santidad

La imagen de Ana de los Ángeles Monteagudo, la primera beata del Perú y de América, quien a los 16 años quería casarse con Dios, llegó al Convento de Santa Catalina de Siena en tamaño natural, para quedarse entre sus fieles.

El rostro de esta imagen es el que, según la ciencia, lucía la religiosa dominica a los 40 años. La obra, pintada también por la misma artista plástica, representa ladulzura de una mujer que vivió enamorada de Dios.

El proyecto de reconstrucción facial de santa Rosa de Lima y sor Ana de los Ángeles Monteagudo fue realizado por el Equipo de científicos Brasileños de Antropología Forense y Odontología Legal (Ebrafol) con el auspicio de la universidad Fasipe, la parroquia Santa Rosa de Lima y el apoyo de la Universidad Inca Garcilaso de la Vega, así como la Universidad San Martín de Porres.
La ciencia de la mano de la fe
El busto de Ana fue exhibido el 24 de julio en la capilla del monasterio de Santa Catalina en la ciudad de Arequipa,lugar donde se santificó Ana de los Ángeles.

El trabajo de arte fue entregado al monasterio en calidad de donación.
Utilizando la técnica de la fotometría los científicos Moraes y Pul Miamoto, odontólogo forense, se encargaron primero de la reconstrucción facial de san Antonio a pedido de la Universidad de Padua en Italia en 2014.

Tras esta desvelación continuaron con el rostro de las santas María Magdalena y Paulina, la primera mujer brasileña en ser canonizada.

En el mes de agosto de 2017 se cumplirán 400 años de la partida de santa Rosa de Lima a la eternidad. De la mano de la ciencia los frutos de santidad de la orden de predicadores en el Perú cobran vida en pleno siglo XXI.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada